Avinguda de Santa Teresa, 16 Jesús - Tortosa

Historia de la Casa

En 1897 se puso la primera piedra del edificio destinado a ser el noviciado de la Compañía de Santa Teresa de Jesús, siendo superiora general Rosario Elías. Sustituía al que Enrique de Ossó había hecho construir en 1878. Se inauguró en 1901 y en 1908 se trasladaron allí, desde Gilet, Valencia, los restos del fundador.

Durante muchos años fue el único noviciado de la Compañía, una casa que, dadas sus posibilidades, con el tiempo fue acogiendo diferentes tipos de servicios: desde el primer momento Enrique de Ossó quiso que fuera lugar de acogida para grupos o personas que buscan una experiencia de oración o de convivencia. Con el tiempo acogió también un internado, principalmente por las alumnas del colegio de Tortosa y más tarde una residencia para hermanas mayores. En 1992, la provincia siguió avanzando en el proceso de reorganización de las casas para que sus estructuras facilitaran el dinamismo apostólico. En este año, en el edificio residía una comunidad formativa del noviciado y otra responsable de las hermanas mayores y de las internas. En 1994 se tomó la decisión de trasladar el noviciado en Zaragoza, con un campo más amplio de posibilidades formativas.